Fotografía y texto de Ricardo Guanín

Una de las celebraciones más importantes para el pueblo ambateño es la Bendición de las Frutas y las Flores que dan la apertura para todas sus celebraciones. La ciudad conmemora con nostalgia el terremoto que destruyó el 90% de las edificaciones el 5 de agosto de 1949. “Ambato celebra la vida, por eso no juega carnaval”, señalan muchos pobladores. Por eso cada año al iniciar la Fiesta de la Fruta y de las Flores la ciudad despierta con una gigantesca obra de arte, elaborada con flores, frutas, pan y otras decenas de elementos que se combinan con el arte y la fe.

Comparte:

Deja un comentario

Tu correo no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *