Política

Glas espera el fallo definitivo en prisión preventiva

Por Paola López / Fotografía Vicepresidencia del Ecuador

En la calle gritaban consignas. Adentro, en la sala de la Corte Nacional de Justicia, se mantuvo el silencio hasta que el juez Miguel Jurado dictó prisión preventiva, prohibición de enajenar bienes y bloqueo de cuentas bancarias contra el vicepresidente Jorge Glas, el otrora jefe de los sectores estratégicos del país. Entonces la sala aplaudió.

Glas, de 48 años, pasó el lunes de su casa a la cárcel para cumplir la prisión preventiva mientras siguen las investigaciones por asociación ilícita en el marco de la trama de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht, que habría entregado millonarias coimas a funcionarios ecuatorianos a cambio contratos.

En las afueras de la corte sus simpatizantes -apenas un par de decenas que se habían concentrado fuera del edificio- recibieron la noticia y respondieron con la consigna que habían cantado desde temprano: “Glas, escucha, tu lucha es nuestra lucha”.

Amparo Cóndor, una vendedora de flores de 46 años, expresó que “esto es un asunto político” más que judicial. “Yo sé que Glas es inocente”, dijo mientras se agarraba de una de las rejas con las que la policía cercó la Corte Nacional de Justicia.

En la vereda del frente, otro puñado de personas opinaba todo lo contrario. Sin camisetas ni banderas verdes del partido oficialista, ellos llevaban carteles con la imagen de Glas y del expresidente Rafael Correa detrás de las rejas.

“Preso Glas, Correa va detrás”, coreaban.

“No podemos permitir que le roben al país. Tenemos que recuperar el dinero que nos robaron. Tienen que llevarse a todos estos (del gobierno de Correa) a la cárcel”, señaló María Luisa Marconi, una jubilada de 65 años que se juntó a la protesta.

Tras el encarcelamiento preventivo de Jorge Glas, Lenín Moreano anunció este martes la designación de María Alejandra Vicuña Muñoz como vicepresidenta encargada. Vicuña, Ministra de Desarrollo Urbano y Vivienda, estará al frente de la Vicepresidencia “mientras dure la ausencia temporal del Ingeniero Jorge Glas Espinel”, detalla el comunicado

Vacaciones obligadas

Luego de que Glas quedó retenido en la cárcel 4 de Quito, la vicepresidencia informó en su cuenta de Twitter que el funcionario “decidió hacer uso de sus vacaciones mientras dura la prisión preventiva dispuesta”. La entidad no precisó cuántos días tomará de receso el segundo mandatario.

Glas acató “bajo protesta” la decisión del juez, a la que tildó de “infame atropello” en su contra. El vicepresidente aseguró en su trino que tiene “fe en que la justicia se imponga, ante ella probaré mi inocencia”.

En esa misma red social, Correa –un fuerte defensor de Glas- tras la decisión del juez subió a su cuenta una imagen con fotos de Eloy Alfaro y un mensaje que decía “Un hombre honesto ha perdido su libertad ¡Que tiemble el mundo!”.

Más tarde, colocó un video en el cual el vicepresidente se despide de su esposa antes de embarcarse en el avió que lo trasladó de Quito hasta Guayaquil. “Nuestro vicepresidente, ejemplo de hombría de bien y dignidad. ¡Basta de la judicialización de la política!”, escribió.

El segundo intento

El martes, un día después de que Glas entrara a la cárcel, los bloques de oposición en la Asamblea Nacional firmaron, por segunda ocasión, un pedido para iniciar un juicio político contra el vicepresidente. Asambleístas de Creo, del Partido Social Cristiano y de Suma.

El bloque de asambleísta de Alianza País ha respondido a la decisión del juez jurado con un pedido a la justicia: proceder de manera transparente y diligente en el proceso contra el vicepresidente. “Nos mantenemos firmes en la convicción de que es la administración de justicia, la encargada de establecer la verdad en este caso”, anotaron en un comunicado difundido el martes.

Al mismo tiempo recordaron que prueba de su confianza en la justicia, autorizaron a la Corte Nacional de Justicia el enjuiciamiento penal del vicepresidente. Ahora, indicaron, el “deber como legisladores es velar por el respeto a la ley y por la existencia de una justicia independiente y libre de presiones”.

Los asambleístas, finalmente, advirtieron que “sucumbir a presiones políticas o a un estado de opinión significaría una clara violación de los derechos individuales”.

Comparte:

Deja un comentario

Tu correo no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *