El Viajero

Te Wahipounamu, el paraíso neozelandés

Texto y fotos Diego Tirira

Te Wahipounamu es un lugar en el suroeste de Nueva Zelanda que reúne un complejo paisaje de montañas nevadas, glaciares, valles escarpados, fiordos, costas rocosas, acantilados, lagos, cascadas y bosques húmedos templados. Es considerada como la región mejor conservada del país, lo que ha garantizado que en su interior habiten especies que constituyen testimonios vivos de la flora y fauna que habitó el prehistórico continente de Gondwana. Por esta razón, debido a su importancia y a su valor natural, en 1990 la Unesco declaró a esta región como un Patrimonio Natural de la Humanidad.

El nombre Te Wahipounamu significa, en idioma maorí, la lengua hablada por los nativos neozelandeses, “el lugar de las aguas de la piedra verde”, debido a la abundancia de una variedad de jade verde (el pounamu) que existe en los ríos y lagos de la zona. Esta piedra es empleada por los nativos maoríes para la elaboración de artesanías, herramientas y joyas.

Te Wahipounamu se ubica en la isla Sur, a unos 1200 kilómetros al sur de Auckland, la ciudad más grande de Nueva Zelanda. Ocupa un área de más de dos millones y medio de hectáreas a lo largo de casi 450 kilómetros de longitud de norte a sur y hasta 90 kilómetros de este a oeste, desde el nivel del mar hasta los tres mil setescientos metros de altitud.

Se ha calculado que las dos terceras partes de su territorio están cubiertas por bosques naturales y numerosos árboles centenarios, algunos de los cuales se estima que alcanzan hasta los 800 años de edad. La flora es diversa y está esencialmente en condiciones prístinas. En las montañas, la vegetación está compuesta por arbustos y hierbas, mientras que en las partes bajas los bosques están dominados por árboles de podocarpus, un tipo de conífera nativa. La llanura costera en la parte norte se caracteriza por pantanos de alta fertilidad, mientras que hacia la parte sur aparecen imponentes acantilados y fiordos.

Los bosques de Te Wahipounamu albergan singulares formas de vida, muchas de ellas en peligro de extinción, como el kea, el único loro alpino del planeta, y el takahe, una especie rara de ave corredora. Se estima que en total habitan unas 170 especies de aves nativas, entre ellas dos formas de kiwis. En la costa sur se encuentran importantes poblaciones de lobos y leones marinos, además de cormoranes, pingüinos y alcatraces. En los fiordos, si se tiene suerte, se puede observar al delfín de cabeza blanca, una rara especie de cetáceo que se encuentra únicamente en los mares de Nueva Zelanda.

Te Wahipounamu comprende diferentes áreas protegidas, entre ellas cuatro parques nacionales: Aoraki/Monte Cook, Fiordland, Monte Aspiring y Westland Tai Poutini, cada uno con características singulares y atractivos diferentes que concitan la atención del visitante.

El Parque Nacional Aoraki/Monte Cook está formado por una extensa cadena montañosa, los Alpes Neozelandeses, que recorre buena parte de la costa occidental de la isla Sur. Las áreas de mayor altitud están cubiertas por nieve y es donde nacen numerosos glaciares, como el Tasman y el Hooker; en este parque también se encuentra el monte Cook, que con sus 3724 metros de altitud es el pico más alto de Nueva Zelanda.

Hacia el noroccidente, y colindante con el anterior, se encuentra el Parque Nacional Westland Tai Poutini, que también incluye una extensa área montañosa y es donde nacen los glaciares Franz Josef y Fox, que llegan casi hasta el nivel de la costa y son considerados como los glaciares de más fácil acceso en el mundo. Estos glaciares tienen una extensión que supera los 10 kilómetros de longitud y un desnivel de casi 2600 metros desde lo alto de las montañas.

Los glaciares se deslizan lentamente cuesta abajo, en un largo y lento proceso que durante milenios ha tallado y dado forma a impresionantes valles glaciares. En las partes bajas, el derretimiento del hielo alimenta los ríos que atraviesan bosques templados para luego desembocar en las aguas del mar de Tasmania.

Debido a sus características, estos dos parques nacionales se han convertido en un importante sitio para la práctica del alpinismo de alta montaña y de los escaladores de roca. La cadena montañosa y algunos de los picos de estos parques sirvieron de escenario para recrear pasajes de la Tierra Media durante la filmación de la película “El Señor de los Anillos”.

El Parque Nacional del Monte Aspiring, poco más al sur, se encuentra en el extremo austral de los Alpes Neozelandeses, directamente al oeste del lago Wanaka, que es considerado como uno de los lugares más apacibles de la isla Sur. Al igual que los anteriores parques mencionados, éste también es un destino popular para el excursionismo, el senderismo y la alta montaña. El monte Aspiring, con 3033 metros, es el pico más alto del parque.

Uno de los lugares más atractivos de este patrimonio natural es la visita de los lagos interiores o los fiordos costeros de la parte sur de la isla, justamente dentro del Parque Nacional Fiordland. Entre ellos, el más famoso es el fiordo Milford Sound, considerado como la “octava maravilla del mundo”. Este fiordo fue tallado en la roca por glaciares prehistóricos que han formado paredes prácticamente verticales, entre las cuales se encuentran brazos de mar. Las cascadas caen desde más de 150 metros de altura hasta las aguas cristalinas. En este estrecho de 16 kilómetros de largo se pueden observar delfines, lobos marinos y pingüinos.

El paisaje de lagos, ríos y montañas invita a toda clase de deportes de aventura. En la zona existe una extensa red de senderos de excursionismo de diversas longitudes que llevan al visitante por valles boscosos y elevados pasos de montaña; en algunos, el nivel de exigencia física es alto y el recorrido puede tomar varios días; mientras que otros están abiertos a todas las edades y recorrerlos pueden tomar solo unas pocas horas; en ciertos senderos también están permitidos los recorridos a caballo. Entre los senderos más frecuentados se encuentran aquellos que llevan hasta la base de los glaciares Franz Josef y Fox.

Para los amantes de los deportes extremos existen buenas alternativas, como salto en bungy, paracaidismo, balanceo en cañón, navegación en motos de agua y descenso de ríos. En invierno, también existen lugares donde se práctica el esquí y el snowboard.

Si se dispone de poco tiempo, o se tiene el presupuesto suficiente, una excelente forma de apreciar el área es mediante vuelos panorámicos que ofrecen amplias perspectivas de esta magnífica parte del mundo. Algunos de estos recorridos aéreos son viajes en helicóptero hasta los glaciares de Franz Josef o Fox, que incluyen, si el tiempo lo permite, un breve aterrizaje en la nieve de la parte alta de la montaña. En la parte sur existen paseos en kayak o en barco para recorrer los fiordos costeros o los lagos interiores. El fiordo Milford Sound también puede ser apreciado en paseos en helicóptero.

Hay numerosas opciones de alojamiento a todo lo largo de este patrimonio mundial, desde hoteles lujosos hasta un sinnúmero de hostales para mochileros, aunque en las zonas más remotas se puede pasar la noche en modestas cabañas comunales. Las poblaciones de Queenstown y Wanaka son los principales lugares donde se pueden conseguir guías, tours y prácticamente todo lo necesario para recorrer Te Wahipounamu. Debido a la extensión y a los numerosos atractivos, para visitar esta zona se requiere de al menos cinco días, aunque una estancia de ocho a diez días será algo más real y justificado.

Guía de viaje para ecuatorianos:

¿Cómo llegar?

Nueva Zelanda se encuentra al otro lado del mundo. Desde Ecuador no existen conexiones directas. Las mejores alternativas, en cuanto al tiempo de viaje, son a través de Santiago de Chile o Bueno Aires, desde donde existen vuelos directos hasta Auckland, la ciudad más grande y principal puerto de entrada a Nueva Zelanda. Para acceder a Te Wahipounamu y la costa suroccidental del país, el principal aeropuerto de la zona está próximo a la ciudad turística de Queenstown, el cual recibe vuelos directos desde Auckland. Si lo que prefiere es un circuito, puede planificar su regreso vía terrestre y marítima, en una mezcla de trenes, autobuses y ferri, o acceder hasta la ciudad de Christchurch, en donde encontrará vuelos a Auckland. Para recorrer este Patrimonio Mundial puede utilizar el excelente y bien planificado servicio de autobuses existente o rentar un vehículo en Queenstown.

¿Cuánto cuesta?

Si bien Nueva Zelanda es uno de los países más caros del mundo, existe una muy buena oferta turística para todo tipo de viajeros; sin embargo, el presupuesto que deberá planificar no será inferior a USD 70 diarios por persona. Si desea algo más de confort, considere un presupuesto de USD 150 diarios como mínimo.

¿Cuándo ir?

Prácticamente se puede visitar esta parte de Nueva Zelanda en cualquier época del año; aunque, indiscutiblemente, los mejores meses son de noviembre a marzo, que corresponden con la primavera y el verano austral. En invierno también hay numerosos visitantes y están habilitados algunos sitios para practicar deportes en la nieve.

Visado

Los ciudadanos ecuatorianos necesitan un visado. El consulado de Nueva Zelanda que atiende las solicitudes de visa para ecuatorianos está en Washington DC, en los Estados Unidos, a donde se debe enviar toda la documentación requerida. El proceso para la obtención de un visado es similar al exigido por los Estados Unidos o la Unión Europea.

Comparte:

Deja un comentario

Tu correo no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *